lunes, 4 de agosto de 2014

Tránsitos heliocéntricos


Quienes hayan seguido, aunque sea de modo intermitente, mis publicaciones en la red, sobre todo en Cadencias microcósmicas o en las distintas versiones que Astrodigitalia ha conocido en los últimos quince años, deben saber ya de sobra la importancia que concedo a las cartas heliocéntricas. Pero a pesar de todo lo que he hablado ya de ellas y de los numerosos ejemplos expuestos de su eficacia, tengo la impresión de haber sido muy poco convincente o tal vez algo oscuro, dado que prácticamente nadie las menciona en ninguna de sus aportaciones a los foros, listas de correos o congresos de astrología de habla hispana. Hay, sí, algunas notables excepciones, como Juan Estadella o Hugo Bonito, por citar sólo un par de nombres —tampoco hay muchos más— que usan ocasionalmente este tipo de cartas y han defendido públicamente su utilidad. Pero tampoco ellos parecen haber arrastrado a mucha gente a incorporar el punto de vista heliocéntrico a su trabajo astrológico habitual.

No hay que sorprenderse de esto. Se podría decir que prácticamente todo el trazado de carreteras por el que circula información astrológica (tradición, libros, cursos, revistas, ponencias, foros, grupos, asociaciones) está construido sobre el modelo geocéntrico y muy pocos están dispuestos a aventurarse por caminos, por así decir, todavía sin asfaltar. Hay también ideas preconcebidas hostiles a la asunción de que la referencia de las posiciones de los planetas a su centro natural de gravitación, el Sol, sea relevante para los nacidos en uno de sus planetas, como es la Tierra. Pero sobre todo es una cuestión de inercia, de seguir haciendo lo de siempre y lo que hacen todos y de no complicarse la vida con "cosas raras".

Todo parece raro y complicado cuando no se está familiarizado con ello, pero, de hecho, las cartas heliocéntricas son mucho más simples que las geocéntricas, tienen menos elementos, no hay retrogradaciones, los ciclos son más limpios, regulares y armónicos, y, lo que es más importante, responden a los tránsitos con mayor eficacia y precisión en el tiempo que sus correspondientes cartas geocéntricas. Podría haber escrito la frase anterior en cursiva, mayúsculas, negrita, subrayada y rodeada de grandes signos de admiración, pero nada de eso le daría la verosimilitud que le puede otorgar la simple comprobación directa de los hechos. Por eso dedicaré el resto de esta entrada a revisar unos cuantos casos de tránsitos heliocéntricos reales, confiando en que esto anime a algunos a empezar a mirar cartas heliocéntricas y sacarles todo el provecho que ofrecen.


1. La fulgurante irrupción de Pablo Iglesias en el escenario político español

Hasta el pasado mes de mayo de 2014 muchos españoles no habían oído hablar de Pablo Iglesias Turrión ni sabían siquiera que una nueva formación política denominada Podemos y encabezada por Pablo Iglesias había estrenado candidatura en las elecciones al parlamento europeo celebradas ese mismo mes. Sus resultados desbordaron todas las expectativas, obteniendo más de un millón de votos y 5 escaños, lo que supone el mejor inicio de la historia de la democracia española para una formación política debutante.

La figura 1 muestra los tránsitos heliocéntricos sobre la carta natal también heliocéntrica de Pablo Iglesias Turrión para el cuarto día de la campaña electoral. He elegido este día porque justamente en él se cumplía la revolución heliocéntrica de Júpiter (13 de mayo de 2014, 6:48, Madrid, 4:48 GMT), que es, al mismo tiempo, el tránsito de Júpiter en conjunción exacta a su propia posición natal. El grado en que se produce esta conjunción se proyecta en la carta natal geocéntrica sobre la casa X, muy cerca del MC. No hace falta decir que una conjunción de Júpiter sobre Júpiter junto al MC encaja perfectamente con un momento de éxito social, elevación del prestigio personal, triunfo, reconocimiento público o capacidad para proyectar un mensaje. Pero, además, el lema "podemos" es también directamente jupiteriano, optimista y esperanzado. Los tránsitos de Júpiter transmiten precisamente una sensación de poder, de confianza en las propias posibilidades, de capacidad de hacer muchas cosas que en otros momentos hubiéramos considerado por encima de nuestros límites. De ahí la jovialidad (palabra cuya etimología latina —jovis— nos enseña que significa "propio de Júpiter") y el entusiasmo (palabra cuya etimología griega —entheos— nos enseña que significa "llevar dentro un dios o estar poseído por la fuerza de un dios", estar "enZeusiasmado") que dan la confianza necesaria para alcanzar el éxito.


Figura 1. Pablo Iglesias Turrión.
Círculo interno: carta heliocéntrica natal
Círculo externo: tránsitos heliocéntricos, 13/05/2014

Una carta estrictamente heliocéntrica no debería tener casas. Las que se muestran en la figura 1 son las casas geocéntricas, pero la experiencia demuestra que los tránsitos heliocéntricos suelen, por decirlo así, posarse mansamente sobre las casas geocéntricas que contienen los mismos grados del zodiaco que intervienen en esos tránsitos*.
* Véase, a propósito de esto: La revolución de la astrología con cartas heliocéntricas, de T. Patrick Davis, o mi artículo Cartas geoheliocéntricas 
Quizás no sea del todo innecesario aclarar también que el círculo con una cruz en medio que se ve en estas cartas representa la posición de la Tierra vista desde el Sol, no la Parte de la Fortuna, parte que aquí no se usa, puesto que no disponemos ni del Sol ni de la Luna.

Durante toda la campaña electoral este tránsito heliocéntrico de Júpiter se mantuvo dentro del orbe de un grado, poco más o menos. Si usamos las posiciones geocéntricas de Júpiter, vemos que las distancias entre Júpiter en tránsito y Júpiter natal oscilaron entre los 20 y los 18 grados de separación aproximadamente, un orbe demasiado amplio para considerarlo conjunción y más aún teniendo en cuenta que Júpiter en tránsito y Júpiter natal se hallan en este caso en dos signos diferentes.


2. El rey Juan Carlos I de España abdica en favor de su hijo Felipe

El 2 de junio de 2014 el rey Juan Carlos I de España anunciaba su decisión de abdicar en favor de su hijo Felipe. La figura 2 muestra los tránsitos heliocéntricos sobre la carta natal heliocéntrica de Felipe de Borbón para la fecha del anuncio.


Figura 2. Felipe de Borbón
Círculo interno: carta heliocéntrica natal
Círculo externo: tránsitos heliocéntricos, 2/06/2014

Urano en tránsito llega a la conjunción con Saturno natal, dentro de un orbe de sólo 0º 02'. Este mismo tránsito en coordenadas geocéntricas tiene un orbe de 7º 34'. Este tránsito es muy importante, porque se da solamente una vez cada 84 años. Era, pues, la primera vez que se producía en la vida de Felipe de Borbón y razonablemente será la última. Si tomamos a Saturno como regente del MC en Capricornio, entonces este tránsito de Urano indicaría un cambio repentino, drástico y más o menos inesperado de su posición social, su imagen y sus responsabilidades públicas. Además, Júpiter transita en aspecto muy exacto sobre el meridiano, en oposición al MC y conjunción al FC. Si entendemos que la casa IV representa al padre, el tránsito de Júpiter sobre la cúspide de esta casa puede indicar la jubilación del padre. La etimología de la palabra "jubilación" está relacionada parcialmente con el término latino iubilare, que significa expresar alegría o júbilo, que son atributos que la astrología relaciona con Júpiter. La jubilación probablemente no coincida casi nunca con el periodo más alegre de la existencia, pero no cabe duda de que representa una liberación de responsabilidades, de cargas laborales, y una oportunidad de hacer muchas cosas que hasta entonces no se dispuso de tiempo para hacerlas. Es el comienzo de unas largas vacaciones pagadas.

El hecho de que el tránsito de Urano a Saturno se produzca en el interior de la casa XII natal, en la cual se encuentra también Marte, sugiere que el reinado que aquí comienza estará sembrado de dificultades, desafíos, intrigas, conspiraciones y enemigos ocultos. De hecho, nada más anunciarse el relevo de la corona se suscitó el debate monarquía-república y algunas fuerzas políticas aprovecharon para reclamar un referendum al respecto.


3. La muerte de Whitney Houston

Whitney Houston falleció en la habitación de un hotel de Beverly Hills, Los Angeles, el 11 de febrero de 2012, al parecer mientras tomaba un baño. La autopsia determinó como causa de la muerte un ahogamiento accidental, facilitado por el consumo de alcohol, cocaína y otras drogas y por problemas cardiacos. Este tipo de muerte parece bastante coherente con la presencia de una conjunción de Neptuno con Lilith (=Luna negra, apogeo lunar) en su casa VIII natal, pero ningún tránsito geocéntrico incidía sobre ese Neptuno en el momento de la muerte. Los tránsitos heliocéntricos, sin embargo, nos muestran otra cosa.

Figura 3. Whitney Houston
Círculo interno: carta heliocéntrica natal
Círculo externo: tránsitos heliocéntricos, 11/02/2012

En la versión heliocéntrica de su carta natal acomodada sobre la estructura de las casas geocéntricas Neptuno sigue estando en la casa VIII, pero ahora se encuentra acompañado de Mercurio, que está en el mismo grado que él y de Marte, con el que hace una conjunción de seis grados de orbe. Este grupo acentúa las probabilidades de que la muerte sobrevenga de un modo accidental y/o violento (Marte) y de que no se haya dicho toda la verdad sobre el asunto (Mercurio-Neptuno). Estos tres planetas en el momento de la muerte recibían oposiciones por parte de Júpiter heliocéntrico en tránsito, siendo la de Júpiter a Neptuno de sólo 0º 03' de orbe. Además, Saturno heliocéntrico transitaba sobre el grado de la cúspide de la casa VIII natal. La muerte fue determinada a las 15:55 (23:55 GMT), lo que nos permite conocer con precisión que el grado que ascendía a esa hora en Beverly Hills era el 3º de Leo, grado que en su carta natal heliocéntrica estaba ocupado por Venus, que sería regente de la casa VIII por su cúspide en Libra. Esta precisión en el juego entre los planetas y los grados en las cúspides de las casas sólo se obtiene usando las posiciones heliocéntricas de los planetas.


4. Primer encuentro entre Letizia Ortiz y Felipe de Borbón

El 17 de octubre de 2002 Letizia Ortiz fue invitada a una cena organizada por el periodista Pedro Erquicia a la que también acudieron el empresario Juan Abelló, el director de cine Emilio Martínez Lázaro y los periodistas Luis Mariñas y Fermín Bocos (El Periódico de Aragón). Pero el verdadero artífice de esta reunión no era otro que Felipe de Borbón, quien acudió también a esta cena con el propósito de conocer personalmente a Letizia Ortiz, de quien se había prendado por sus apariciones en los informativos de televisión española. Esta fue la primera ocasión en que ambos conversaron personalmente y Felipe consiguió el número del teléfono móvil de Letizia para tener oportunidad de reunirse de nuevo con ella.

La figura 4 muestra los tránsitos heliocéntricos sobre la carta natal heliocéntrica de Letizia para las 22:00 de esa noche. En España se cena tarde y seguramente la cena se prolongaría.

Figura 4. Letizia Ortiz
Círculo interno: carta heliocéntrica natal
Círculo externo: tránsitos heliocéntricos, 17/10/2002

Tenemos a Marte heliocéntrico transitando en conjunción aplicativa con un orbe inferior a un grado (0º 42') con el propio Marte heliocéntrico natal, dentro de la casa VII. Este mismo contacto, en las habituales coordenadas geocéntricas se daba con un orbe mucho mayor (11º 08') y en aspecto separativo. La conjunción heliocéntrica se convertiría apenas un día y medio después en la revolución heliocéntrica de Marte. Como Marte, en la carta de una mujer, puede representar figuras masculinas y más aún estando en la casa VII, esta revolución heliocéntrica de Marte puede marcar un momento de reajuste en las relaciones con los hombres. Aunque las revoluciones de Marte se dan cada poco menos de dos años, ésta tenía un valor añadido de devastación y regeneración, dado que va acompañada de una cuadratura también muy cerrada de Plutón a Marte. En efecto, cuando Letizia acudió a esa cena, su relación con David Tejera, antiguo compañero de CNN+, se estaba resquebrajando, y a partir de esta revolución heliocéntrica de Marte, su nueva relación con Felipe de Borbón empezó a tomar cuerpo.


5. El accidente mortal de Lady Diana Spencer

El 31 de agosto de 1997 la princesa Diana de Gales perecía en accidente de tráfico, junto con Dodi Al-Fayed, con quien mantenía en ese momento una relación. La familia de Al-Fayed reclamó una investigación al sospechar que el accidente fue provocado. La figura 5 muestra los tránsitos heliocéntricos correspondientes.


Figura 5. Lady Diana Spencer
Círculo interno: carta heliocéntrica natal
Círculo externo: tránsitos heliocéntricos, 31/08/1997


En primer lugar, encontramos a la Tierra transitando en oposición a Plutón natal con un orbe de sólo 0º 06'. Plutón tiene cierta analogía con la muerte, pero, además, en este caso ocupa la casa VIII natal. En una carta heliocéntrica la Tierra ocupa siempre el punto opuesto al ocupado por el Sol en la correspondiente carta geocéntrica. Por otra parte, cuanto más lejos del Sol esté un planeta tanto menor será la máxima diferencia posible entre sus posiciones heliocéntrica y geocéntrica. Teniendo en cuenta estas dos cosas, podemos esperar que el tránsito heliocéntrico de oposición de la Tierra a Plutón vaya acompañado de un tránsito geocéntrico de conjunción del Sol a Plutón, en el interior de la casa VIII natal. En efecto, tenemos también ese tránsito, pero con un orbe mayor (1º 35').

Por otra parte, encontramos a Marte heliocéntrico (accidentes) transitando en conjunción de menos de un grado (0º 42') sobre el Ascendente natal, y a Plutón en cualquiera de sus dos posiciones (helio/geo) transitando a muy poco más de un grado antes o después de la cúspide de la casa XII (enemigos ocultos), lo que da cierta plausibilidad a la tesis de la conspiración.


6. Michele Sindona envenenado en su celda

Michele Sindona fue un banquero italiano-americano, relacionado con la francmasonería y la mafia siciliana, que murió envenenado a las 8:20 am del 22/03/1986 (Astro-Databank) mientras cumplía condena por haber ordenado el asesinato del abogado Giorgio Ambrosoli. La figura 6 muestra los tránsitos heliocéntricos del momento de la muerte.


Figura 6. Michele Sindona
Círculo interno: carta heliocéntrica natal
Círculo externo: tránsitos heliocéntricos, 22/03/1986

Destaca el tránsito de Marte en conjunción muy cerrada sobre Tierra-Luna natal, con orbes de sólo 0º 07' a la Tierra y de 0º 01' a la Luna, en la casa VII. Marte es el planeta más directamente relacionado con agresiones y la casa VII es, entre otras cosas, el sector de los enemigos declarados. Un envenenamiento, sin embargo, no es una acción de confrontación directa, como exigiría la casa VII, sino, más bien, una maniobra en la sombra, al estilo de la casa XII (enemigos ocultos). Pero aquí Marte asume simultáneamente los significados de las casas VII y XII, porque todo el signo de Aries está interceptado en la casa XII y Escorpio está en la cúspide de la VII. Los enemigos se sabe, más o menos, quienes son, lo que no se sabe es cómo, cuando, dónde y a través de quién van a actuar.

Júpiter, que en el esquema clásico de las dignidades planetarias sería aquí regente de las casas XII (enemigos ocultos) y VIII (muerte) está transitando también en una conjunción de menos de un grado sobre Mercurio (orbe 0º 26') y Urano (orbe 0º 11') y hace también una cuadratura de menos de un grado (0º 22') a la cúspide de la casa VIII. Y Saturno, como en el caso de Whitney Houston, transita muy cerca del grado de la cúspide de la casa VIII.

En comparación con todo esto, el panorama que nos ofrecen los tradicionales tránsitos geocéntricos es mucho más difuso, diluido y tenue: Mercurio, el Sol y Venus circulan por la casa XII, pero sin formar ningún aspecto estrecho de importancia, sólo un semisextil del Sol a Venus (0º 35'). Saturno circula por la casa VIII, pero a siete grados de la cúspide. Marte transita por la casa IX, sin aspectos dentro de un grado. Sólo la oposición de Neptuno a Plutón es más exacta en coordenadas geocéntricas (0º 23'), pero debido a la lentitud de Neptuno este aspecto no acota mucho las fechas.


La Tierra, la Luna y el Sol en las cartas heliocéntricas

En una carta heliocéntrica el Sol ocupa el centro de la carta y, por consiguiente, normalmente no se dibuja. Sin embargo, en las cartas de ejemplos incluidas en los dos libros sobre astrología heliocéntrica de T. Patrick Davis, el Sol aparece siempre representado en su posición zodiacal geocéntrica. Esto responde a una opción personal de la autora, que decidió mezclar las posiciones geocéntricas y heliocéntricas de todos los planetas en una misma carta y trazar los aspectos cruzados entre todos ellos, indistintamente. No es la forma más ordenada posible de proceder, pero para ella representaba una economía de esfuerzos a la hora de integrar las dos cartas en una visión unitaria. Estaba convencida —y yo creo que con razón— de que los aspectos cruzados entre un planeta heliocéntrico y otro geocéntrico son operativos, ya sea en una carta natal o en progresiones o tránsitos. De hecho, en los ejemplos tratados más arriba hemos incorporado ya una parte importante de esta mezcla de las dos cartas, porque tanto el sistema de casas como el zodíaco tropical se derivan directamente del punto de vista geocéntrico.

Pat Davis, sin embargo, decidió también prescindir de la Tierra, por dos razones. Primero porque no existe ninguna tradición que nos informe del significado que hemos de dar a este planeta en una carta astral. Segundo, porque la posición heliocéntrica de la Tierra queda siempre en oposición exacta a la geocéntrica del Sol, de tal manera que siempre que la Tierra participe en algún aspecto con otro planeta, el Sol también lo hará, aunque el aspecto no sea el mismo. Si, por ejemplo, Marte heliocéntrico está en sextil con la Tierra, entonces estará también en trígono (cruzado) con el Sol, y si está en cuadratura con uno de ellos lo estará también con el otro. Por eso, Pat Davis consideró que con el sacrificio de la Tierra no se perdía nada esencial. Al eliminar la Tierra, suprimió también con ella la posición heliocéntrica de la Luna. Vista desde el Sol, la Luna ocupa casi la misma posición que la Tierra. La distancia heliocéntrica entre la Tierra y la Luna está siempre por debajo de los 0º 10' de arco. Sin embargo, esta pequeña diferencia puede ser importante en algunos casos. Si usamos armónicos heliocéntricos a partir de una carta en la cual la Tierra y la Luna están, por ejemplo, a una distancia de 0º 06', en el armónico 10 esa distancia será ya de un grado completo y en el armónico 90 será de 9 grados. Podemos estar interesados en los aspectos por debajo de un grado de orbe en un armónico como el 10 ó el 90 si estamos considerando, por ejemplo, los armónicos de la edad.

Aunque no exista ninguna tradición que nos informe sobre el significado que hemos de dar a la Tierra en una carta astral, en teoría podríamos establecerlo a partir de la experiencia observando su comportamiento en las cartas heliocéntricas natales, tránsitos, progresiones, direcciones y revoluciones. Pero el problema es que, como acabamos de ver, es casi imposible deslindarla de la compañía de la Luna, por una parte, y de los aspectos simultáneos que hará el Sol, por la otra. Es aquí donde los armónicos altos pueden prestar servicios para los que no se dispone de muchos más recursos. Otro procedimiento viable, al menos en teoría, sería el siguiente. Cuando observemos que un acontecimiento importante coincide con un tránsito muy exacto que involucra a la Tierra con otro planeta, todo aquello que no sea atribuible directa o indirectamente al otro planeta, ni al Sol ni a la Luna, debe corresponder a la Tierra.

En los ejemplos comentados más arriba he omitido la posición heliocéntrica de la Luna en todos los casos excepto en la carta natal heliocéntrica de Michele Sindona, porque en este caso hay un tránsito muy cerrado de Marte sobre la Tierra que es aún más exacto sobre la Luna heliocéntrica. Sindona fue envenenado con cianuro en el café y la Luna tiene que ver con alimentos, con líquidos y con el estómago.

Para terminar, debo advertir a los usuarios de los programas de Miguel García Kepler y Armon que la Luna que aparece en las cartas heliocéntricas calculadas con este software es la Luna geocéntrica, no la heliocéntrica, como comprobarán fácilmente al ver lo lejos que suele estar de la Tierra. Los demás programas que calculan cartas heliocéntricas —prácticamente todos— o bien prescinden de la Luna en estas cartas o la dibujan en su posición heliocéntrica.

En este artículo he ignorado los aspectos cruzados entre cartas geocéntricas y heliocéntricas, no porque los considere inútiles, sino porque creo que se obtiene una visión más clara mirándolos primero por separado. Son puntos de vista diferentes, que pueden, sí, entrar en diálogo y complementarse, pero que, en principio, tienen cada uno su propia estructura y organización interna. Una vez vistos los tránsitos heliocéntricos sobre la carta natal heliocéntrica, por un lado, y los geocéntricos sobre la geocéntrica, por el otro, puede procederse, si así se desea, a cruzar cartas de diferente tipo. Pero el único programa que conozco que permite montar una rueda doble con una carta geocéntrica y otra heliocéntrica en el mismo gráfico es el SolarFire.

© 2014, Julián García Vara


1 comentario: