lunes, 29 de abril de 2013

El horóscopo progresado, Alan Leo, 1


El horóscopo progresado

Alan Leo


Características especiales de nuestra versión


Presentamos aquí una selección de capítulos de la obra de Alan Leo titulada "El Horóscopo Progresado". El texto está tomado básicamente de la traducción española de Joan Godo para Edicomunicación, S.A., Visión Libros, Barcelona, 1988. Lamentablemente, esta edición se hizo de un modo extremadamente descuidado, con innumerables erratas, algunas en lugares cruciales (como las fórmulas trigonométricas), frases cortadas, símbolos colocados al revés, etc., todo lo cual hace extraordinariamente difícil para un principiante la lectura de un tema ya de por sí tan complicado como son las Direcciones Primarias. En la medida de lo posible, hemos mejorado aquí el texto, no solamente corrigiendo todas las erratas detectadas, sino también modificando la redacción de algunas frases particularmente confusas en la traducción original, de modo que resulten más transparentes. Además, complementamos el texto con comentarios, aclaraciones, fórmulas y procedimientos alternativos a los que se presentan en el libro, ejemplos adicionales y una hoja de cálculo que incorpora ya implementadas todas las fórmulas trigonométricas necesarias para trabajar con direcciones primarias. Esta hoja sustituye con ventaja a las tablas de logaritmos de Chambers, que en la versión original resultaban imprescindibles para aplicar los cálculos, pero que no venían incluidas en el libro; había que adquirirlas aparte, lo que dejaba completamente desamparado al lector que no disponía de ellas. Nuestra hoja no solamente facilita muchísimo los cálculos, sino que da resultados más precisos. Las diferencias que usted observará entre los resultados dados por Alan Leo -en muchos casos redondeados- en sus ejemplos de cálculo con logaritmos y los que proporciona la hoja se deben precisamente a esto. 

       La selección de capítulos se ha centrado en la Parte IV, dedicada íntegramente a las Direcciones Primarias, a la que precede únicamente el capítulo 6 de la parte primera. Los temas incluídos en las tres primeras partes de la obra (cuestiones teóricas generales, progresiones secundarias, revoluciones y tránsitos) son mejor conocidos por los lectores de habla hispana, dado que son más fáciles y hay más bibliografía disponible. Por eso prescindimos aquí completamente de ellos. Nuestra intención se limita a rescatar las lecciones de Alan Leo, un clásico de la astrología moderna, referentes a las Direcciones Primarias, una de las técnicas de prognosis más acreditadas y utilizadas en la tradición astrológica, acerca de la cual no hay casi nada publicado en nuestro idioma. Además, parece ser que la traducción que aquí presentamos, reelaboramos y completamos, está actualmente agotada. 

       La inclusión del capítulo VI de la parte I se debe a que el propio Alan Leo recomienda la lectura de este capítulo antes de entrar al estudio de la Parte IV, porque en él se explican las nociones básicas para entender la diferencia entre los sistemas de dirección primario y secundario. 

       Finalmente, se indica el modo de sacar partido al programa gratuito "Simbólicas.exe" para convertir cualquier arco de dirección primaria en una fecha exacta de cumplimiento de la misma, ya sea por las claves tradicionales o por cualquier otra que el usuario desee ensayar. 

       En cuanto a si merece la pena abordar el estudio de los procedimientos de cálculo de las direcciones primarias, habiendo ya programas que las calculan y a los cuales podríamos confiarnos cómodamente, sólo puedo decir que esa es una decisión personal de cada uno; y añadir mis propias razones para profundizar en ellas. En primer lugar, este estudio satisface la curiosidad intelectual de saber realmente qué es lo que estamos haciendo al calcular direcciones primarias. En segundo lugar, hay varios tipos de direcciones primarias, pero cada programa suele ofrecer tan sólo el tipo preferido por el programador, en ocasiones sin especificar siquiera de qué tipo se trata. En tercer lugar, algunos programas restringen las claves de dirección, permitiendo escoger sólo entre dos o tres, o imponiendo sin más la favorita del programador. En cuarto lugar, hay programas que ofrecen listados de fechas, pero no dan los arcos de dirección, etc. Y así podríamos continuar señalando otras muchas limitaciones de los programas. Si uno domina el cálculo de las direcciones, puede saltar por encima de esas limitaciones y hacer cosas tales como ensayar claves diferentes -tantas como se aplican, por ejemplo, en direcciones simbólicas- sobre un arco de dirección dado; calcular direcciones primarias a planetas recientemente descubiertos y todavía no incorporados a los programas; determinar el arco de dirección correspondiente al momento en que, por rotación axial de la tierra, un planeta cruza la eclíptica; utilizar aspectos menores, despreciados por el programa; calcular direcciones de un planeta de una carta dada a otro planeta o punto de otra carta distinta, para ver cuando se establece una oportunidad de entrar en sintonía mundana con un planeta de otra persona, etc., etc. Y, desde luego, si se tienen conocimientos de programación, se pueden diseñar nuevas rutinas que incorporen todas estas posibilidades.



Parte I, Capítulo VI, La progresión del horóscopo

       El movimiento de los signos y planetas abandonando los lugares que ocupaban en el horóscopo del nacimiento se debe a dos factores; primeramente, a la rotación de la tierra sobre su eje, con lo cual los cuerpos celestes parecen ascender, culminar y descender; y segundo, a la revolución de los diversos cuerpos en sus órbitas, la Luna alrededor de la tierra y la tierra y los planetas alrededor del Sol.

       En estos dos movimientos se basan los dos sistemas principales de dirección seguidos actualmente, los llamados Sistema Primario y Secundario.


I. Progresión por Rotación Axial

       Este sistema se describe de un modo tan completo en la Parte IV de este libro que aquí se necesita decir muy poco sobre ello. Para entender cómo forma direcciones la rotación de la tierra, es preciso comprender claramente la distinción entre posición zodiacal y posición mundana. Si tomamos como ilustración el horóscopo de la Reina Mary, se verá que la posición zodiacal de la luna es 8º 23' Piscis y que su posición mundana es aproximadamente la mitad de la casa primera. 


Nacida el 26 de mayo de 1867, a las 11.59 p.m., a 51º30'N., 51seg Long W

REINA MARY : HORÓSCOPO DE NACIMIENTO
Planeta Latitud Declinación Asc.Recta Dist.Mer. Semi-arco Dist.Cúspide

º     ´ º     ´ º     ´ º     ´ º     ´ º     ´
Ascendente
18 S 49



Mediocielo
21 S 14 243 37


Sol
21 N 11 63 17 0 20 60 50 0 20 de la IV
Luna 1 N 02 7 S 28 339 40 83 58 99 29 15 31 debajo I
Mercurio 0 S 12 19 N 50 57 12 6 27 63 02 6 27 E IV
Venus 1 S 49 10 N 57 31 40 31 49 75 56 6 30 encima III
Marte 1 N 32 17 N 41 138 23 105 14 113 38 8 24 encima VII
Júpiter 0 S 57 10 S 12 338 10 85 27 103 04 17 37 debajo I
Saturno 2 N 25 15 S 21 227 56 15 41 69 50 7 36 encima IX
Urano 0 N 19 23 N 27 97 13 33 36 56 41 4 11 debajo VI
Neptuno 1 S 33 4 N 14 13 49 49 50 84 40 6 27 debajo II
* La tabla impresa debajo del horóscopo no se necesitará hasta que se estudie la parte IV, pero se añade aquí para una mejor referencia. 
       De un modo parecido, la posición zodiacal de Neptuno es 14º 21' Aries y su posición mundana aproximadamente un cuarto del espacio de casa debajo de la cúspide de la casa segunda. El efecto de la rotación axial de la tierra sobre cualquier cuerpo celeste del horóscopo es separar la posición zodiacal de la posición mundana. En el primer ejemplo, el lugar zodiacal de la Luna va ascendiendo gradualmente; y cuando 8º 23' Piscis esté exactamente en la cúspide de la casa primera, se formará la dirección asc. conjunción Luna zod. Al mismo tiempo, Neptuno estará pasando de la casa segunda a la primera; y cuando 14º 21' Aries ocupe la misma posición mundana (aproximadamente la mitad de la casa primera) que ocupaba en el nacimiento 8º 23' Piscis, se formará la dirección Luna conjunción Neptuno zod. Estas dos son conjunciones, pero los aspectos se forman de un modo parecido. Por ejemplo, cuando el lugar de la Luna se ha elevado por encima del ascendente, entrará en la casa doce; y cuando 8º 23' Piscis haya llegado a la posición mundana que estaba ocupada en el nacimiento por 14º 21' Capricornio, se formará la dirección Luna cuadratura Neptuno zod.

       En este sistema, las llamadas direcciones mundanas difieren de las anteriores al basarse en aspectos mundanos en vez de aspectos zodiacales. Por ejemplo, la cuadratura zodiacal de Neptuno, como hemos visto, es 14º 21' Capricornio; pero su cuadratura mundana es un punto a la misma distancia proporcional debajo de la cúspide de la casa once en que Neptuno estaba en el nacimiento debajo de la cúspide de la segunda. Cuando la Luna llega a este punto, se formará la dirección mundana Luna cuadratura Neptuno.

       Las reglas para elaborar este sistema están hechas de modo que muestren cuántos grados de Ascensión Recta pasan a través del meridiano mientras se está formando una dirección determinada; y éstos se convierten entonces en años y meses por medio de la medida de tiempo, que es un grado por cada año de vida.


II. Progresión por Revolución Orbital


       Las revoluciones de la tierra, luna y planetas en sus órbitas producen grandes cambios en las posiciones de los diversos cuerpos celestes; ocupan nuevos lugares en los signos y casas y forman nuevos aspectos entre sí. Estos cambios se ordenan en unas tablas, se clasifican y luego se interpretan según las reglas dadas más adelante. La medida del tiempo en este sistema es un día. Es decir, los cambios entre los cuerpos celestes durante el primer día de vida simbolizan los acontecimientos que ocurrirán durante el primer año de vida; el segundo día, el segundo año; y así sucesivamente.

       La reina Mary nació el 26 de mayo de 1867, a las 11.59 de la noche, en Kensington Palace. Si se calcula un nuevo mapa del cielo para un día completo después, el 27 de mayo, a las 11.59 de la noche, se formará lo que se llama un "Horóscopo Progresado" correspondiente a la fecha en que la Reina tenía un año de edad, el 26 de mayo de 1868.

       Un mapa para diez días completos después del nacimiento formará un Horóscopo Progresado para diez años de edad. Un mapa para veintiséis días completos después del nacimiento formará un Horóscopo Progresado para veintiséis años de edad. Esto se calculará para el 21 de junio de 1867, a las 11.59 de la noche y nos dará el 26 de mayo de 1893. Este era el cumpleaños más próximo a la fecha del casamiento de la Reina (6 de julio de 1893). Este mapa se reproduce más abajo y enseguida se ven en él los cambios que han tenido lugar en las casas, signos y planetas.


Horóscopo Progresado, veintiséis años de edad. 21 de junio de 1867, 11.59 p.m.

REINA MARY: HORÓSCOPO PROGRESADO PARA 1893
Declinaciones

º    ´

º    ´

º    ´
Ascendente
0 43
Mercurio
23 30
Saturno
14 59
Medio Cielo
23 27
Venus
19 52
Urano
23 31
Sol
23 27
Marte
12 37
Neptuno
4 25
Luna
11 53
Júpiter
9 45




       Al calcular este mapa, así como el horóscopo del nacimiento, la hora registrada del nacimiento, 11.59 de la noche, se supone que es la Hora Media de Greenwich; y como el lugar de nacimiento estaba aproximadamente a 51 segundos hora Oeste, la verdadera hora media local del nacimiento sería 11 h, 58 min, 9 seg, y para esta última hora, por lo tanto, hay que calcular las casas del horóscopo.

       Una comparación de los dos horóscopos mostrará que el ascendente ha avanzado hacia el final de Piscis (el ascendente del Rey es el comienzo de Aries) y las cúspides de las otras casas se habrán alterado proporcionalmente.

       El método de formar tablas con las direcciones de dos mapas como éstos se explicará en capítulos subsiguientes, pero entre tanto podemos mencionar que en este caso las siguientes son las direcciones principales que indican el casamiento:
Sol p. sextil Marte p;
Venus p. conjunción Sol r.
       La letra p. después de un planeta se refiere al horóscopo progresado; la letra r., al horóscopo radical (el del nacimiento). Estas dos direcciones significan, pues, que el Sol progresado está en sextil con el Marte progresado; y que el progresado Venus ha avanzado hacia la conjunción del Sol radical. Estas dos direcciones son muy características de un acontecimiento como el matrimonio.

       Una comparación de los dos horóscopos indicará que el medio cielo y el Sol avanzan los dos, más o menos, un grado por año; la proporción de avance del ascendente depende de si está subiendo un signo de ascensión larga o corta. Pero el hecho de que hubiera de haber algún avance en todos los ángulos del horóscopo al final de un día completo es sumamente importante; porque indica que aunque el método primario de progresión por rotación axial puede separarse nominalmente del método secundario de progresión por revolución orbital, en realidad los dos van juntos, están perfectamente coordinados, y el segundo incluye al primero y lo necesita.

       Como hemos visto, si se traza un horóscopo progresado para cada día sucesivo de la vida, se encuentra que el Medio Cielo ha avanzado aproximadamente un grado en cada mapa. Con esta proporción, al final de 365 días, las cúspides de las casas habrán realizado una rotación completa y los signos se encontrarán de nuevo como estaban en el nacimiento. La rotación completa que se efectúa una vez cada día también tiene lugar una vez cada año; el día se esparce, por decirlo así, por todo el año y se convierte en la medida de éste. Todas las direcciones que se incluyen en el sistema primario, sin una sola excepción, se encuentran también en el sistema secundario. La separación de los dos sistemas es sólo cuestión de conveniencia, porque hay que seguir métodos de cáculo diferentes; pero no hay tal separación en la naturaleza; son dos mitades de un todo.

TABLA DE ROTACIONES
Diurna Anual
Hora de
nacimiento
M.C. Fecha de
nacimiento
M.C.
6º Sagitario 6º Sagitario
2 horas 3º Capricornio 1 mes 4º Capricornio
4 " 2º Acuario 2 meses 1º Acuario
6 " 2º Piscis 3 " 2º Piscis
8 " 4º Aries 4 " 5º Aries
10 " 6º Tauro 5 " 7º Tauro
12 " 6º Géminis 6 " 7º Géminis
14 " 4º Cáncer 7 " 4º Cáncer
16 " 2º Leo 8 " 3º Leo
18 " 2º Virgo 9 " 4º Virgo
20 " 5º Libra 10 " 5º Libra
22 " 7º Escorpio 11 " 7º Escorpio


       Esta tabla ilustra la rotación del día y la compara con la del año. Empezando con el horóscopo de la reina Mary, cuyo Medio Cielo es 6º Sagitario, muestra que dos horas después del nacimiento el Medio Cielo ha avanzado un signo; cuatro horas más tarde, dos signos, y así sucesivamente, hasta describir un círculo completo en veinticuatro horas. Partiendo de nuevo desde el nacimiento, si se traza un nuevo horóscopo un mes después, a la misma hora y minuto del nacimiento, resultará que el Medio Cielo habrá avanzado un signo; dos meses después del nacimiento, dos signos, y así sucesivamente, hasta describir también un círculo completo en doce meses. El círculo del día se prolonga así a lo largo de todo el año, y cualesquiera dos horas del día resultará que corresponden a un mes del año. Naturalmente, las otras casas del horóscopo siguen el movimiento del Medio Cielo como puede verse por referencia a la tabla de casas para Londres; pero para mayor brevedad sólo se indica aquí el Medio Cielo.

       Estas dos rotaciones avanzan juntas. Empezando en el momento del nacimiento, el meridiano describe un círculo completo, y vuelve a su posición radical a la misma hora y minuto del día siguiente, más su avance de un grado aproximadamente. Durante el segundo día de la vida se realiza una segunda rotación y el meridiano ha avanzado otro grado al final de ella. Cada día, pues, hay la rotación diurna, que se indica en la primera mitad de la tabla , y el aumento de un grado, la proporción de la rotación anual propia del día, indicada en la segunda mitad de la tabla.

       Al calcular horóscopos progresados, el estudiante no debe olvidar que, entre dos consecutivos de ellos cualesquiera, ha tenido efecto una rotación diurna completa, durante la cual se han formado y disuelto todas aquellas combinaciones de posiciones que constituyen direcciones primarias. Esta rotación diurna entre el horóscopo progresado para un aniversario de nacimiento y el del siguiente corresponde, naturalmente, al año intermedio de vida, en la proporción de dos horas por mes. Los meses en que los planetas maléficos o sus lugares radicales son angulares en esta rotación diurna son infortunados; y se ha demostrado que el ascendente calculado de esta manera es a veces el mismo que el verdadero signo ascendente en el momento de ocurrir algún hecho importante. Para los casos referentes al momento de la muerte, tratados de esta manera, véase Modern Astrology, vol. II. (Nueva Serie), p.311.

       Si se hace la pregunta de por qué estos cambios entre los cuerpos celestes han de corresponder a los acontecimientos de la vida, nos vemos obligados a suponer que es porque se están produciendo cambios similares en el interior del hombre mismo. En el nacimiento, las fuerzas sutiles que operan en el cuerpo del hombre y constituyen sus características y facultades expresadas, responden exactamente a las posiciones de los signos y planetas; y la Astrología Natal es simplemente una interpretación de lo segundo en térmnios de lo primero, de planetas y signos en términos de carácter y destino. Después del nacimiento, empiezan inmediatamente a producirse cambios dentro del hombre, respondiendo a cambios similares que ocurren fuera de él en el cielo. Evidentemente nos vemos obligados a llegar a la conclusión de que aquellos conjuntos de cambios que, en el universo, el macrocosmos, tienen lugar en un día, en el hombre, el microcosmos, se extiende a lo largo de todo un año. De suerte que, cuando tiene lugar una dirección como la conjunción del Sol con Venus (como en el horóscopo de la Reina) veintiséis días después del nacimiento, los similares cambios sutiles dentro del ser humano no se efectuarán hasta los veintiséis años de edad; y esta es la razón por la cual la dirección mide el acontecimiento.

       Si examinamos las experiencias por las que pasa un hombre, encontraremos que pueden dividirse en dos clases: hechos que se originan dentro de él mismo debidos a cambios de carácter o de conducta, buenos o malos, sobre los cuales tiene, o debería tener, control; y hechos que le vienen impuestos por el ambiente y sobre los cuales no tiene control alguno. Como ilustración de hechos pertenecientes a la primera de estas clases, podemos considerar el problema con que se encuentra el individuo a causa de alguna expresión de malhumor por su parte o el placer resultante de alguna manifestación de afecto o de benevolencia. Como ilustración de la segunda clase, hay hechos tales como una muerte repentina en un accidente de ferrocarril o la herencia de un título por el hijo mayor de un noble; para estos acontecimientos no tiene control alguno. En los últimos años ha habido una creciente tendencia a interpretar el horóscopo, tanto el radical como el progresado, en términos del carácter y de sus modificaciones. Es lo que debería ser; porque, como es bien sabido, la mayor parte de nuestros problemas son más o menos debidos a un fallo de nuestra parte; es decir, pertenecen principalmente a la primera de las dos clases que acabamos de mencionar. Los acontecimientos que pertenezcan exclusivamente a la segunda clase son relativamente escasos; y casi no puede haber duda de que la Astrología en el pasado fue demasiado fatalista, estuvo demasiado inclinada a considerar todos los acontecimientos presagiados en el horóscopo como si obedeciesen a un hado necesario e inevitable. El Gran Arquitecto del Universo puede hacer que los hechos sucedan a través de las propias acciones del hombre y también como efectos de causas que el hombre no puede controlar.

       Es fácil ver cómo aquellos sutiles cambios que se producen dentro del propio ser de una persona, a los que nos hemos referido anteriormente, pueden realizar cambios de humor, genio, disposición, carácter; cómo un cambio puede conducir a irritabilidad, otro a muestras de afecto, un tercero a desaliento, etc; y cómo pueden resultar de ello los acontecimientos correspondientes. La segunda clase de acontecimientos requieren nuestra creencia en la intervención de aquellos controladores sobrehumanos del destino del hombre que están encargados de llevar a cabo la voluntad y el propósito divinos en la evolución. Se ha hecho la sugerencia de que los dos sistemas de dirección, el primario y el secundario, pueden corresponder a las dos clases de acontecimientos; el primario a los hechos inevitables y el segundo a los que resultan de modificaciones del carácter y el estado de ánimo. Pero esto no pasa ahora de ser una conjetura, aunque indica una provechosa línea de investigación para los estudiantes entusiastas.

Continúa en El horóscopo progresado. Alan Leo, 2. Fórmulas


2 comentarios:

  1. Es realmente salutífero, en lo cognitivo (en mi caso) porque por otros caminos he llegado a la mismas conclusiones expresadas por este autor. Realmente debe necesariamente ser reivindicada la obra de este buen señor, por lo tanto es muy acertado que hayan trabajado en su texto. Vuestros esfuerzos, lo aseguro no han sido en vano. Hacia lo futuro será aun mas importante lo logrado por el autor original. Y me pregunto, aunque se que no tendré la respuesta: "Cómo, santo dios, este hombre pudo realizar esto?". Era sin dudas una persona muy diferente y muy especial, su Urano en su carta natal, (tengo que presunir) ha sido un elemento muy pero muy importante. Asi es por lo menos en mi caso. Gracias, prundamente agrecido, los saluda Clemente.-

    ResponderEliminar
  2. Me atraen mucho los astros y me gustaría aprender

    ResponderEliminar